Soltar a los hijos

“SOLAMENTE DOS LEGADOS DURADEROS PODEMOS ASPIRAR A DEJAR A NUESTROS HIJOS:

UNO: RAICES Y EL OTRO “ALAS”.

Hodding Carter, autor y periodista Norteamericano.

Desde el momento en que nuestros hijos llegan a nuestra vida, se convierten en nuestro principal motivo, en nuestra gran responsabilidad y nuestro reto más grande. Y es que llegan esas personitas tan complejas, cada una tan diferente y especial, y ninguna trae un manual debajo del brazo que nos diga o nos enseñe como funcionan.
Y ahí empieza nuestro camino de ser padres. Acertando unas veces, equivocándonos otras, pero siempre poniendo nuestro mejor empeño para hacerlo bien.

Y definitivamente, una de las cosas más difíciles es verlos crecer y partir. Es por eso, que  cuando empiezan a crecer,  debes tomar la decisión de creer en ti  y en ellos, la decisión de crecer y aprender a la par con ellos. Cada una de sus etapas de crecimiento requiere que  te vayas adaptando a los cambios, para que les permitas desarrollarse de manera sana y segura, de lo contrario nos quedaremos tratándolos como niños indefensos toda la vida. Y es por eso que  encontramos adultos de 20, 25, 30 años y más, que aún dependen de su padres en todo sentido,  que no pueden tomar decisiones por sí mismos, inmaduros a  la hora de asumir sus responsabilidades.

Y como hacemos para ayudarlos a crecer y para que sean niños, jóvenes y adultos seguros de sí mismos, con capacidad para tomar decisiones, asumir las consecuencias y convertirse en personas exitosas?  (Que es lo que yo creo que todo padre o madre desea.)

He ahí la cuestión. Todo debe empezar desde niños. Permitiéndoles tomar decisiones a la medida de su edad. Por ejemplo, permitiéndoles elegir la ropa que desean ponerse, dándoles opciones a la hora de elegir entre una actividad u otras,  o cosas así por el estilo, y a medida que crezcan irles dando responsabilidades y haciéndolos partícipes de los deberes del hogar, haciéndolos responsables de sus deberes escolares, permitiéndoles equivocarse y asumir las consecuencias y aprender  de sus equivocaciones, sin que tú tengas que hacerles todo. Permíteles caerse y levantarse, tu papel es estar ahí acompañándolo y apoyándolo, no haciendo las cosas por él.

Pero sobre todo, siendo responsable contigo misma. Ya lo he dicho en otras ocasiones y lo repito nuevamente. Tus hijos aprenden con tu ejemplo, más que con tus palabras.

Quieres hijos seguros de sí mismos, que se responsabilicen de sus acciones, que trabajen por sus sueños y que crean que es posible lograr lo que se propongan? Empieza por ti, empieza a trabajar en ti, en fortalecer tu autoamor, en soñar, en tener metas e ir por ellas.

Yo tengo cuatro hijos adultos, al comienzo de su crianza cometí muchos errores, pero gracias a Dios, un día tomé la decisión de trabajar en mí, en mi crecimiento personal,  en convertirme en una mejor persona y una mejor madre, en recuperar mis sueños, en ser una mujer empoderada,  y a partir de ese momento empezó el cambio también para mis hijos. Les enseñé que cuando se quiere, se puede, que nunca es tarde para hacer las cosas, y que mi éxito y mi felicidad dependen de mí, de amarme y creer que puedo lograrlo y que aunque a veces las cosas no sean fáciles, si son importantes para mí, no desisto, sino que por el contrario lo vuelvo a intentar cuantas veces sea necesario. Hoy puedo decirles con convicción, que fue lo mejor que pude hacer. Mis hijos son personas seguras de sí mismas, exitosos  emocional, laboral  y financieramente. Que un día abandonaron el nido para hacer su propia vida, para volar tanto como han querido, pero que siempre están ahí para nosotros, sin dependencia ni obligación, con libertad y mucho amor.

Te invito a convertirte en el mejor ejemplo para tus hijos, te invito a dejarlos volar  y a sentirte feliz por sus triunfos y por su independencia. Y te invito a empezar a abrirte a nuevas ideas y nuevas posibilidades. Para eso Clara te tiene hoy una rutina de tapping que te va a ayudar a hacerlo en paz, con tranquilidad y disfrutando el proceso.

ESCRITO POR:

Martha Arenas

Mentora

Me encanta compartir con otros este sentimiento de plenitud y paz, por eso te acompañaré y haré parte de tu proceso de transformación. Hace 25 años comencé mi proceso de crecimiento personal y hace 5 años trabajo con EFT Tapping.